Internet permite que los consumidores tengan voz propia y puedan mostrar su estado de satisfacción, lo que significa que el cliente puede construir o arrasar la imagen y reputación de una empresa. Es aquí donde el engagement tiene la cualidad de hacer que las personas se involucren a tu negocio y se consolide un vínculo a largo plazo que garantice una buena experiencia de compra. ¿Te animas a saber de qué se trata?

¿Qué es el engagement?

Podemos definir el engagement como la habilidad que tiene tu empresa de crear relaciones a partir de tus productos, servicios, atención y demás elementos con los que el cliente pueda interactuar.

Engagement en español significa compromiso, por lo tanto, representará el pacto de lealtad que se establece entre la marca y el cliente. Para lograrlo, debes generar interacciones positivas de las personas a través de los diferentes canales, medios y recursos que provee la empresa.

Asimismo, deberás aprender acerca de tus usuarios para implementar tácticas y estrategias que hagan de tu negocio un lugar donde cada persona comprenda que allí puede resolver sus problemas y necesidades.

 

¿Cómo se consigue?

Ahora bien, ¿cómo puedes desarrollar una conexión robusta con los usuarios existentes o tus nuevos clientes? Aunque esto varía al interior de cada organización, podemos unificar los criterios y mencionar que se obtiene a través de la escucha activa. Es decir, estar concentrados en el mensaje que transmite el usuario para entenderlo y brindar la mejor solución posible.

Por ello el engagement no solo es tarea del área de marketing, también involucra al equipo de ventas y soporte, ofreciendo así una maravillosa experiencia integral a quien se acerca a tu marca.

De la escucha activa, cabe destacar dos condiciones principales que te permitirán afianzar los vínculos:

 

Aporta valor a todo momento

Cada vez que alguien acuda a tu empresa, aporta información que sea útil y pueda aplicar en su vida diaria, laboral, personal o espiritual. Para identificar qué debes brindar a tus usuarios, piensa en sus necesidades y deseos, cuáles son sus preguntas o dificultades más frecuentes.

En la medida que aportes valor, las personas sentirán felicidad de comunicarse con tu negocio. Esto creará confianza y construirá la autoridad de tu marca, haciendo que destaques entre la competencia y te prefieran.

 

Sé cercano, es decir, sé humano

No basta con ofrecer información que solvente problemas, también es necesario que cada miembro de la empresa desarrolle empatía por las situaciones que sufre el cliente. Aunque esto te permite conocer más a fondo las necesidades que tus productos o servicios deben suplir, hará que los clientes se sientan escuchados, a tal punto que se consideren como parte de la misma organización.

 

Formas de medir el engagement

El engagement se puede medir de diferentes maneras y para cada negocio puede cambiar. Esto dependerá de los canales disponibles por los que el consumidor pueda relacionarse con tu empresa. Por ejemplo, el compromiso puede notarse desde que un usuario ingresa periódicamente a tu blog, escriba opiniones y revisiones de tus productos en redes sociales, comparta tu contenido en su círculo social o intervenga en los programas y eventos para clientes.

Es importante dar prioridad a las tareas que buscan el engagement, ya que establecer una comunicación con los usuarios es parte fundamental del éxito y progreso de una empresa. Recuerda que fortalecer la conexión con los clientes incentivará a que ellos demuestren continuamente el aprecio que tienen por tu marca, lo que ayudará a posicionar tu negocio en un ambiente digital.